Noticias

Noticias sobre el sector inmobiliario

“Olvídense de comprar”: El peregrinaje para alquilar un apartamento en Caracas

“Olvídense de comprar”: El peregrinaje para alquilar un apartamento en Caracas
Caracas, 30 de septiembre.- Alquilar un apartamento en la capital se convirtió en una odisea debido a los altos costos y la crisis económica que golpea fuertemente los bolsillos de los venezolanos; situación que pone en “tres y dos” a quien decide o necesita arrendar algún inmueble. Los sueños de cualquier emprendedor de lograr la estabilidad social y tener un techo propio parecen haber quedado en el pasado, al menos para una persona con un ingreso mensual íntegro de 325 mil 544 bolívares.
Michael Ramírez, un profesional que trabaja para una empresa privada, comenzó a vivir en Caracas hace dos años, aproximadamente, porque se le presentó una mejor oferta laboral; sin embargo, solo pudo mudarse a una habitación compartida porque su salario, mayor que el sueldo mínimo, no le alcanza para alquilar un apartamento y traer a su familia a vivir con él. Además, al igual que cientos de venezolanos, debe enfrentar el alto costo de la vida.
Aquiles Martini, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, dijo a El Cooperante que las posibilidades de que los venezolanos puedan alquilar son “inviables” ante el problema económico estructural por el que atraviesa el país. “La realidad es que todo alquiler de apartamento tiene que estar regulado por la Sunavi, esa es la ley, pero cuando las leyes son absurdas, entonces se abren caminos paralelo“, manifestó.
Martini precisó que actualmente un aproximado del 8% de la población venezolana se encuentra alquilada, cuando lo normal es que esa cifra alcance el 30%, “eso antes era mucho más, viene en caída”, sustentado en las estadísticas manejadas el Instituto Nacional de Estadísticas.
Los altos costos no solo son un obstáculo, sino también el hecho de que la mayoría de los arrendadores ofrecen los alquileres, equipados o no, en dólares y no en bolívares. De acuerdo con la investigación realizada por esta redacción, los precios suelen ser muy variados, dependiendo también de la zona y las comodidades. Martini resaltó que la ley no permite que el alquiler se realice en divisas y aquellas personas que lo hagan “no están cumpliendo”, aunque justificó que la gente tiende a proteger su patrimonio en moneda dura. Agregó que los propietarios también sufren las dificultades por las que atraviesa el país.
Los costos consultados a través de diferentes páginas de venta y alquiler de inmuebles o son falsos o varían constantemente. “No podemos publicar los precios en dólares”, dijo a El Cooperante una fuente, quien detalló que los dueños solo alquilan en moneda extranjera.
Un apartamento de 190 metros y tres habitaciones, ubicado en La Castellana, al este de Caracas, es alquilado por un costo de 1.500 dólares. La misma situación se repite con la mayoría de los alquileres. En Sabana Grande, un ciudadano debe pagar por un apartamento amoblado de tres habitaciones, dos baños y un puesto de estacionamiento, una cantidad de USD 400. Una oficina de bienes raíces ofreció en esa misma zona un apartamento de dos habitaciones y un estudio, sin amoblar, por USD 300.
No obstante, el precio que aparece en la web es calculado con base a la tasa del dólar negro, es decir, la variación de la cantidad es volátil. Un apartamento de 83 metros cuadrados, dos habitaciones y un baño, ubicado en la avenida Río de Janeiro tiene un costo de alquiler de 5 millones 500 mil bolívares.
Otro en la zona de Maripérez de 92 metros cuadrados, tres habitaciones, un baño y un puesto de estacionamiento alcanza los 2 millones 500 mil bolívares. Una propiedad localizada en la urbanización El Marqués, municipio Sucre del estado Miranda, cuesta 6 millones 900 mil bolívares el alquiler. El presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela señaló también que la Superintendencia Nacional de Arrendamiento de Vivienda no ha ajustado desde hace cuatro año las regulaciones que, combinadas al valor de hoy, se han devaluado.
“Una ley que te congela los precios, que no te permite la desocupación o recuperación de tu bien; simplemente la gente no alquila o lo hace a unos valores equivocados o exacerbados o los valores que les provoque alquilar”, manifestó a este medio. Aseguró que el problema no es el alquiler, sino el salario que devengan los venezolanos, que no alcanza para ni comprar comida y “mucho menos para pagar un alquiler”.
Martini alertó que la situación puede empeorar si el el Gobierno nacional continúa manteniéndose con la misma visión económica y política. Cabe señalar que los arrendadores cobran un “paquete” al momento de finiquitar el alquiler del apartamento; llegan a cobrar hasta cuatro meses de adelanto, un mes de depósito y una comisión para la inmobiliaria que logre ofertar la propiedad. Esta situación alza aún más la vía ya cercada que tienen los venezolanos al momento de buscar una residencia.
Fuente: El Cooperante, 30 de septiembre de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *