Noticias

Noticias sobre el sector inmobiliario

Adquirir una vivienda propia es del todo imposible

Adquirir una vivienda propia es del todo imposible
Puerto La Cruz.- Un refrán popular reza así: “El casado, casa quiere”. En la actualidad, ese proverbio está lejos de cumplirse para muchas parejas recién casadas o profesionales que buscan materializar el sueño de tener vivienda propia.
El espiral económico que afecta al país ha derivado en el aumento considerable de las viviendas, tanto en el mercado primario (nuevas) como secundario (usadas), por lo que los costos de las mismas sobrepasan en más de 80% las capacidades de pago de los compradores.
En los últimos 10 años, el precio de los inmuebles ha sufrido un aumento astronómico de más de 46.000%. Una vivienda de clase media promedio, de 70mts2, con tres habitaciones y dos baños, pasó de 170.000 bolívares (casi el valor del bono alimenticio tras el último aumento presidencial), a poco más de Bs 80.000.000 millones.
En avisos clasificados de prensa, páginas web especializadas en el ramo inmobiliario y en un recorrido realizado por varios sectores de la zona norte, se aprecia una alta oferta de propiedades en venta con precios que oscilan entre los Bs 90 y los Bs 800 millones.
Costos, en cuyos portales se aclara, son colocados por los ofertantes, que a juicio de los especialistas en la materia buscan proteger su dinero ante la devaluación del bolívar.
Sueño cuesta arriba
Aunque afirma que está próxima a cumplir el sueño de adquirir su casa propia, la comerciante Francelys Bravo sostiene que para ella y su pareja ha sido difícil poder concretarlo, en virtud de los costos existentes en el mercado secundario, por el cual se decantó.
“¿Quién compra con estos precios? Es una locura. Uno busca las opciones que cree son convenientes, pero qué va, las casas son incomprables”.
Para Bravo y su pareja, la opción más económica que encontraron fue en la urbanización El Tamarindo, ubicada en la salida de Barcelona. La vivienda tiene un valor de Bs 125 millones. Se decidieron por esa porque no contaban con el dinero que piden por otras propiedades ubicadas en zonas más céntricas.
“Mi esposo realiza trabajos en la industria petrolera y con lo que le queda vamos a comprar la casa. No hemos solicitado nada de créditos en bancos, ni estamos inscritos en programas del Gobierno. Los precios están por las nubes, es casi imposible comprar una vivienda hoy día”, dijo.
Como Bravo y su esposo, muchos no se deciden por la opción crediticia bancaria. Miguel Rodríguez fue otro que no optó por financiamiento porque, a su juicio, “el monto máximo de un préstamo no cubre las expectativas, eso si acaso alcanzará para una inicial”.
El presidente Nicolás Maduro anunció a principios de año un aumento en los montos de los créditos para la adquisición, autoconstrucción y remodelación de viviendas.
El monto máximo que otorga un banco para compra quedó en Bs 30 millones, y el mismo se otorga dependiendo de la capacidad de pago de quien lo solicite.
Ante semejante panorama, las opciones de compra de una vivienda nueva se reducen drásticamente y muchos se decantan o por suspender la formación de un hogar o por seguir viviendo junto a sus padres.
Recientemente, en el programa radial del periodista César Miguel Rondón se desarrolló el foro #CasadoCasaQuiere y a través de la red social twitter, muchos usuarios expusieron el drama que representa comprar una solución habitacional
En su usuario @JAIROMORENO2401, Jairo Moreno expresó que: “Este gobierno ha frustrado el derecho que una generación tenia para poseer su propia casa. Vivir arrimado no funciona”.
Kathryn Lara (@esteegil30) mencionó que “tengo 37 años, con un bebé recién nacido, y me es imposible irme de la casa de mi mamá. Nadie nos quiere alquilar”.
Alfredo Ruiz, vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, afirmó, en el foro, que el drama seguirá en aumento porque la oferta de nuevas propiedades es casi nula al detenerse la construcción por parte del sector privado.
Fuente: El Tiempo, 24 de septiembre de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *